Cuando no tengo «na» que hacer, cojo la escoba y me pongo a barrer»